Informacion

El meristemo


Todos los tipos de células que forman una planta se originaron a partir de tejidos meristemáticos, formados por células que tienen una pared primaria delgada, pequeñas vacuolas y una gran capacidad para la mitosis.

Las células de tejido diferenciadas, aunque no murieron durante la diferenciación (como super, xilema, por ejemplo), pierden su capacidad de multiplicarse por mitosis. Las células meristemáticas se multiplican y diferencian, dando lugar a los diversos tejidos permanentes de la planta, cuyas células ya no se dividen.

Meristemos primarios

En ciertos sitios de plantas, como los vértices de la raíz y el tallo, hay tejidos meristemáticos que descienden directamente de las primeras células embrionarias presentes en la semilla. Estos son los meristemos primarios.

El tallo crece en longitud gracias a la actividad de un meristemo primario presente en su vértice, el meristemo apical del tallo. El meristemo responsable del crecimiento de la longitud de la raíz no es terminal, sino que está protegido bajo una cubierta celular llamada campana extractora. Por eso se llama raíz de meristemo subapical.

Meristemos secundarios

Los meristemos secundarios son aquellos que surgen de células diferenciadas, generalmente parenquimatosas, que recuperan la capacidad mitótica, un fenómeno que los botánicos llaman indiferenciación. El felógeno que constituye la peridermis, por ejemplo, es un ejemplo de un meristemo secundario, que surge de la desdiferenciación de las células parenquimatosas ubicadas debajo de la epidermis. La multiplicación de las células del felógeno da lugar al felodermo y al sub que conforman el peridermo.

Video: Meristemos tejido vegetal (Julio 2020).